La vida es soñar y accionar para que los sueños se hagan realidad

Siempre he pensado que las únicas dos obligaciones que tenemos para con la vida es soñar y accionar para que los sueños se hagan realidad, sin duda serian dos grandes ingredientes para la felicidad, principalmente porque los sueños nos permiten aferrarnos a propósitos y la acción nos muestra las capacidades y actitudes que tenemos y que nos reconducen una y otra vez al movimiento, y el movimiento es vida.

Cuando soñamos y anhelamos resulta obligatorio moralmente hacer todo aquello que esté en nuestras manos para alcanzar y sentir la satisfacción de haber entregado el máximo de nosotros por aquello que pretendíamos, evitando con ello tener la conciencia cargada de incertidumbres, o peor aun, llena de excusas.

Los ambiciosos de espíritu deben trabajar arduamente y desde el interior, con templanza y con especial esfuerzo, dirigiendo las acciones con claridad hacia los objetivos, sostenidos a su vez en la paciencia necesaria para lograr aquello que se han puesto en mira.

Para cumplir los anhelos también es menester superar las barreras que se van acaeciendo en los miles de caminos que se emprenden, no se debe subestimar la capacidad y la absoluta pasión que se necesita para cumplir aquello que se desea desde el alma. Los que desean cosas grandes no deben dejar de soñar despiertos y su mayor trabajo debe consistir en fortalecer sus pensamientos para evitar sentirse hilarantemente perdidos entre la estrecha realidad que les inunda y aquello que creen les hará felices. Este constante jugueteo de vivir en la absoluta realidad de lo que aún no se obtiene y la pretendida constancia en los sueños debe ser llevado por la mente con astucia, entrega y fuerza, pero también con cautela, paz y equilibrio sin olvidar que la mente no sabe de juegos y va en picada-.

Sin embargo, del mismo modo en que luchamos para alcanzar, también debemos reconocer cuando tenemos que soltar lo que estamos forzando y nos perjudica, esto resulta tremendamente difícil porque nunca es fácil reconocer que puente hay que cruzar y cual se debe quemar.

Pero, a pesar de vernos obligados a dejar aspiraciones en el camino que se transita, es necesario tener en cuenta que, aquello que nos pertenece por derecho propio no nos puede ser arrebatado, básicamente porque pertenece al plano de lo que debemos experimentar, por ello, todo lo que se tiene que vivir y lo que tengamos que poseer en conciencia propia, nos alcanzara y nada ni nadie podrá ir en contra o impedirlo, los caminos se alinean para que ocurra, esto que llaman el fluir de la vida.

Nadie puede dudar que la vida es tan sabia y mágica que permite que nos perdamos mientras buscamos y de esa manera también nos reencontramos, descubriendo finalmente que hay infinitos caminos hacia la propia felicidad que aún están por recorrer, porque caminando en las esferas de la vida también nos vamos dando cuenta que …

“Solo tenemos esta vida para cultivar la próxima”.

Y cultivamos mientras estamos en el andar y vamos alcanzando nuestras expectativas, aquellas que nos hemos trazado y que sin saberlo nos conducen al cumplimiento de ciclos vitales necesarios para alcanzar la plenitud, la felicidad y darnos la esencia de ser lo que somos y construir nuestra realidad conforme a la conquista que tenemos que fraguar de nosotros mismos. Quizás por ello, Margaret Thatcher decía:

 

 “Cuida tus pensamientos porque se convierten en tus palabras. Cuida tus palabras porque se convierten en acciones. Cuida tus acciones porque se convierten en hábitos. Cuida tus hábitos porque se convierten en tu carácter. Y cuida tu carácter porque se convierte en tu destino»

 

Me gusta pensar que efectivamente nos convertimos en aquello que soñamos despiertos o lo que es lo mismo, en aquello que pensamos, y así transformamos nuestra vida y la vida de otros, siempre desde la bondad y el agradecimiento. No debemos olvidar que nunca hay nada que se intente y que resulte infértil para quienes lo propicien desde el corazón, los verdaderos soñadores son guerreros de luz dispuestos a sacudir al mundo si es necesario y cambiar paradigmas con el fin de alcanzar y sentirse plenos, para estas personas los resultados no siempre son lo que esperaban, muchas veces son mejor que ello.    

Debemos tener en cuenta que hemos venido a vivir, da igual si lo hacemos desde el prisma de la felicidad o de la fatalidad, nuestro trabajo es vivir, pero, no hay duda de que la vida se vive mejor si construimos las herramientas necesarias para darle belleza y color, rezando para continuar y avanzar hacia otros ciclos que nos hagan mejores personas.

Alcanzar lo que anhelamos

Esto me recuerda que uno de mis grandes sueños cruzo un continente hace más de 13 años para verse realizado, mis pensamientos puestos en el país que me recibió -España- me acompañan desde los 6 años, cuando mi abuela me contaba lo maravilloso y mágico que resultaba este país. Con los años la idea no me abandono y después de mucho esfuerzo y tozudez llegué a lo que creí era mi puerto, en el artículo – El comienzo-  comento un poco sobre mi experiencia en esta montaña rusa llamada emigrar. Nada ha sido fácil desde que anhelé cumplir el sueño, pero “la felicidad no es un destino, es un viaje y los viajes deben disfrutarse incluso cuando no son lo que se espera. Los trotamundos necesitamos volar siempre hacia el inexorable mundo de las posibilidades que nos regala la vida misma, ese siempre resulta ser nuestro objetivo primordial, porque hay cierta elegancia y majestuosidad en el día a día.

«La vida nos sorprende y es absolutamente sublime y esperanzador que así sea».

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Últimas publicaciones

cambio, transformación, avance

¿Evolución o Revolución?

La ciencia ya está dejándonos claro que nos vamos alejando drásticamente del modelo Homo – Sapiens conocido hasta ahora y se gesta una evolución humana profunda pero casi imperceptible, donde los Knowmads – nómadas del conocimiento-  serán los representantes máximos de las sociedades más desarrolladas y capacitadas.

Leer más »